Volver a noticias

El Kéfir, el fermentado de moda

  • 27 junio 2018

Actualmente, cuidarse está a la orden del día, pero son pocas las personas que conocen el producto del que vamos a hablar en este post: el kéfir.


¿Qué es el kéfir?

Seguro que has oído hablar de él pero quizá no tengas claro qué es exactamente. Se trata de una combinación de bacterias probióticas y levaduras que se adapta a dirferentes medios, como el agua, la leche o el té. El más común es el kéfir de leche. Se trata de un producto lácteo similar al yogur líquido, fermentado, mediante la acción de este grupo de levaduras (hongos) y bacterias (lactobacilos). Los gránulos de esta planta tienen una apariencia similar a la de una coliflor, pero son más blandos y gelatinosos. Es rico, además de en bacterias favorables, en calcio, proteínas, aminoácidos y vitaminas B12 y K.

Como decíamos, existe  por una parte el kéfir de leche, en el que  los nódulos son una estructura polisacárida donde cohabitan diversos microorganismos con forma gelatinosa, irregular, de color blanco y de consistencia elástica, y el kéfir de agua, que se fermenta con tibicos, que son de origen Mexicano. Su estructura y apariencia es distinta, son transparentes y tiene el tamaño de un grano de arroz.

¿Qué beneficios tiene el kéfir?

Este producto tiene varios beneficios y te vamos a nombrar algunos: el kéfir es un alimento probiótico que ayuda a regenerar y regular la flora intestinal; es digestivo, te ayuda si sufres de indigestión o digestión pesada; ayuda a vigorizar las defensas; su consumo regular ayuda a cuidar el sistema cardiovascular y previene sus diferentes trastornos y aporta un apoyo al tratamiento de las alergias de la piel.

Vamos a darte la receta de como hacer kéfir en casa, solo tienes que introducir 150 gramos de kéfir en un envase de un litro, añade 750 ml de leche a temperatura ambiente, lo tapas y lo dejas reposar entre 24 y 36 horas. Tienes que tener en cuenta que no debes usar recipientes de aluminio y tienes que lavar los nódulos y el envase con agua una vez por semana.

Esperamos que con este artículo hayas conocido mejor el kéfir y te animes a incluirlo en tu menú. Es un producto que te beneficiará.