Volver a noticias

¿Cuántos frutos secos tengo que tomar al día?

  • 23 mayo 2018

Los frutos secos son esos imprescindibles snacks que podemos llevar siempre en la mochila o en el bolso. Sin duda, poderosos alimentos que con tan solo un puñado de ellos te aportarán la suficiente energía para rendir todo el día.


Propiedades de los frutos secos

La energía que aportan es de aproximadamente 120 kilocalorías por puñado, aunque depende de cada tipo. Este grupo se caracteriza por contar con grasas saludables, mayormente mono y poliinsaturadas. Son las grasas de elección para poder cuidar de tu corazón y disminuir el colesterol LDL (“malo”).

Además, contienen cantidades relevantes de proteína. Este nutriente te ayuda a mantener la estructura de tus músculos (e incluso a fabricarlo). De hecho, conforman los “ladrillos” de nuestro organismo. Las proteínas están compuestas de distintos aminoácidos, aunque estos frutos pueden aportar la mayoría de ellos, ¡indispensables para los que siguen dietas veganas!

Beneficios  de los frutos secos para la salud

Si estás llevando una dieta para adelgazar, que no te asusten sus cantidades de grasa. Recuerda que la grasa es necesaria para estimular tu metabolismo y, por tanto, quemar más. Por eso, estos frutos pueden utilizarse como snacks entre horas (siempre en cantidades controladas). Además, son muy saciantes y sabrosos, sobre todo si se toman al natural.

Contienen abundante fibra, indispensable para mantener el tracto digestivo en un adecuado funcionamiento. Además, ayudan a prevenir el estreñimiento y aporta gran protección de mucosas.

Los minerales destacados son el hierro, necesario para prevenir las temidas anemias, el zinc y el magnesio. Las vitaminas del grupo B también van a estar en cantidades relevantes, imprescindible para que tu organismo pueda sintetizar la energía necesaria.

No cabe duda de que los frutos secos son los alimentos predilectos, también para condimentar ensaladas, bocadillos y gran diversidad de recetas. Sus propiedades las enriquecen aún más. Es preferible que tomes cuatro raciones por semana (un puñado cada vez) aunque depende de tu rutina de actividad física.