Volver a noticias

Cinco sustitutos naturales de la sal

  • 4 julio 2018

En la actualidad, el consumo de sal en las dietas habituales de adultos y niños es muy alto. Se debe principalmente a la forma exagerada y poco saludable de comer alimentos industrializados que contienen altos niveles de sal añadida. La reducción de la cantidad en la dieta, reemplazándola por productos naturales, contribuye a que la presión arterial no se eleve llegando a valores que puedan resultar peligrosos.

La cantidad de sal recomendada por día no debe superar los 5 gramos, que equivale a una cucharadita de té. Sin duda, las personas que comen con frecuencia alimentos congelados o comidas rápidas fuera de casa superan ampliamente esa cantidad sugerida por médicos y expertos en nutrición. El primer paso es consumir sal reducida en sodio. El segundo, y más trascendente, es reemplazar las sal por otros condimentos.

¿Qué usar como sustituto a la sal?


Se pueden utilizar diversos condimentos para dar sabor a los alimentos. Los mismos pueden agregarse rallados, secos, picados o previamente salteados, juntos o cada uno por separado.

1. El ajo en polvo, por ejemplo, logra dar al alimento un toque interesante para que no se note la falta de sal.

2. La cebolla, en polvo o natural.

3. Especias como el perejil, el cilantro y el orégano se pueden considerar muy buenos reemplazos. Estos ingredientes naturales ayudan a mejorar el sabor de las comidas sin sal o con muy poca de ella.

4.Combinación de varias especias. 

5. En algunas recetas, el tomate seco se usa para dar un toque salado al plato. Como por ejemplo, en la pasta. 

Ten en cuenta: los platos seguirán conservando el buen sabor, ya que un sustituto no significa un déficit o una desventaja. Y lo más importante eslograr una buena combinación de especias para que el paladar no detecte la falta de sal y con ello ayudar a reducir considerablemente su consumo.

A partir de este pequeño cambio de hábito alimentario, el cuerpo gana en salud y calidad de vida. Por ello: menos sal, más salud.