Volver a noticias

¿Cuánta fruta y verdura tiene que tomar un niño diariamente?

  • 31 julio 2017

Sabemos que para seguir una dieta sana y equilibrada, los adultos deben consumir al día cinco piezas de frutas y verduras u hortalizas, pero ¿cuánto es lo recomendable en la alimentación de nuestros hijos? Las consecuencias de que niños y adolescentes no ingieran las cantidades recomendadas por los principales organismos alimentarios son importantes y pueden derivar en sobrepeso, obesidad infantil y diabetes.

La ingesta insuficiente de frutas y verduras es uno de los principales factores de riesgo de mortalidad a escala mundial y causa un 19% de los cánceres gastrointestinales, un 31% de las cardiopatías y un 11% de los accidentes vasculares cerebrales. Así lo aseguran los principales organismos alimentarios a nivel mundial. A pesar de ello, niños y adolescentes siguen teniendo deficiencias de frutas y verduras en su dieta.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) establecen que los niños a partir de los 4 años y los adolescentes deberían tomar 400 gramos diarios de frutas y verduras. Hasta los 4 años, es recomendable ofrecerle al niño cuantas más frutas y verduras sea posible. Pero, como bien saben los padres, no es tarea fácil introducir estos alimentos en la dieta diaria de los niños.

Para intentar llegar a las cifras recomendadas de consumo de frutas y verduras, lo más importante para que coman de todo es dar buen ejemplo en casa. Los adultos deberíamos incluir frutas o verduras en todas las comidas. Además de en el postre, ofrecerles a los pequeños frutas en el desayuno y la merienda es una buena opción para incrementar su ingesta. Si se resisten a comer verduras, podemos disimularlas haciendo cremas, tortillas, salsas o incluso mezclarlas con hamburguesas. Podemos preparar también aperitivos con salsas como hummus, guacamole o tzatziki para mojar con palitos de verdura cruda como zanahoria, apio o calabacín. Implicar a los niños a la hora de hacer la compra y pedirles que nos ayuden en la cocina también es otra forma de educarles para que sigan una alimentación equilibrada.