Volver a noticias

Enseña a tus hijos a ser pacientes

  • 14 mayo 2018

La mayoría de hábitos y rutinas se inculcan desde la niñez. Así muchos niños pueden adquirir hábitos más que beneficiosos si se saben instaurar desde los primeros años de vida. La paciencia es la madre de todas las recompensas, por lo que es imprescindible enseñarles a interiorizar este privilegio, ¿sabes ya cómo?


Trucos para cultivar la paciencia en tus hijos

Como madre, debes saber que puedes ayudar a tu hijo a adquirir este valor tan importante desde temprana edad.

En primer lugar, debes demostrarlo a través de las rutinas diarias tanto en casa como fuera de ella. Por ejemplo, si vais a un restaurante y ves que no os atienden de forma inmediata, debes mostrar suficiente empatía con los empleados y a su vez esperar el tiempo que sea necesario. Es un pequeño gesto que ya puede significar mucho para ellos.

En segundo lugar, puedes cultivar su paciencia de forma directa. No debes darles inmediatamente todo lo que quieren de forma rápida. Si los padres les dan lo que quieren inmediatamente, van a crecer siendo muy impacientes, esperando a que todo el mundo les proporcione las recompensas cuando ellos quieren. Asimismo, es buen ejercicio hacerles esperar. Por ejemplo, si en casa tu hijo te llama para que acudas y estás ocupada, lo apropiado es decirle que espere y que irás en un momento.

Una buena práctica que os puede ayudar a conectar y a fomentar este valor es la de plantar un vegetal. Mostrarles el tiempo que pasa hasta que la semilla brota y da una hermosa planta puede ser una muestra de cómo la paciencia ayuda a cultivar grandes obsequios en esta vida.

Los niños son como “esponjas” y pueden absorber todo lo que aprenden de los padres. Así que es de suma relevancia que les enseñes estos pequeños trucos que les harán crecer siendo más pacientes.