Volver a noticias

Estas son las alergias infantiles alimentarias más frecuentes

  • 21 noviembre 2017

Entre un 4 y un 8% de la población infantil padece alguna alergia alimentaria. Según la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEAIC) los alimentos que la causan con más frecuencia son el huevo, la leche, los frutos secos, el pescado, el marisco, las legumbres y las frutas, en ese orden. ¿Cuáles son sus principales síntomas?

Las alergias alimentarias, tanto en adultos como en niños, son una respuesta alterada del sistema inmunológico por el consumo de un alimento en particular. Las alergias alimentarias infantiles tienen un componente hereditario, pero también se asocian a factores medioambientales y a la introducción precoz de alimentos. Las causadas por huevo y leche de vaca son las más frecuentes en los primeros años de vida y también las que originan más problemas por su presencia habitual en nuestros hábitos nutricionales.

Los síntomas que pueden hacernos sospechar que un niño tiene alergia a algún alimento se centran en el aparato digestivo y en la piel, y en ocasiones también en el aparato respiratorio. Si se observa hinchazón, especialmente cerca de la boca, dificultad al tragar, dolor abdominal, cólicos, diarrea, náuseas o vómitos, puede ser debido a una de estas alergias alimentarias. En la piel, se manifiesta a través de picores, locales o generalizados, o dermatitis atópica. Otros síntomas son asma bronquial o congestión nasal. Si se detecta alguno de estos síntomas, especialmente cuando le demos un alimento a un niño por primera vez, habrá que consultar con el pediatra para que realice las pruebas necesarias que confirmen o descarten la alergia.

La alergia a la proteína de la leche es la primera que puede darse, incluso durante el periodo de lactancia. La alergia al huevo es tan frecuente como la de la leche y también aparece pronto. Ambas se solucionan eliminando los productos lácteos y el huevo de la dieta del bebé o el niño. Este tipo de alergias, igual que las de otros alimentos como la fruta, los frutos secos o el pescado, tienen solución. Según un estudio publicado este año por la Sociedad Española de Inmunología Clínica, Alergología y Asma Pediátrica (SEAIC), hasta el 85% de todos los niños con alergia a la leche de vaca alcanzan la tolerancia espontánea antes de los tres años de edad, mientras que la alergia al huevo persiste durante un periodo de tiempo más largo, aunque cerca del 65% de los niños afectados la consigue a los 6 años