Volver a noticias

Mujeres y pesas: adiós al miedo a la hipertrofia

  • 21 junio 2018

Muchas mujeres suelen tener miedo al uso de pesas, ya que creen que pueden padecer hipertrofia pero, siguiendo una buena rutina, puedes conseguir tus objetivos en el deporte mucho más rápido. Perder peso, definir musculatura sin aumentar excesivamente y aumentar tu fuerza: todo son ventajas.

¿Pueden las mujeres padecer hipertrofia usando pesas?

Para tener una respuesta objetiva, debemos aclararte algunos conceptos. La musculación está directamente relacionada con nuestras hormonas. En concreto, cuanta más testosterona, más y mejor capacidad para aumentar el tamaño de nuestros músculos.

El cuerpo femenino, dado a que su función natural fisiológica es diferente al del hombre, genera una cantidad de esta hormona 10 veces menor que un hombre, por lo que para las mujeres es mucho más difícil padecer hipertrofia.

Por ello, por más que una mujer pase largas jornadas de ejercicio con pesas jamás podrá muscularse en exceso, a menos que consuma esteroides anabólicos androgénicos.

Otros motivos por los que la hipertrofia no es habitual en mujeres

Para que una mujer pueda desarrollar hipertrofia, deben darse problemas muy concretos, los cuales no son habituales. Son tales como:

- Que los niveles de testosterona endógenos u otros tipos de hormonas como la hormona de crecimiento se desarrollasen en cantidades muy elevadas.

- Que su respuesta hormonal fuese más intensa de lo normal.

- Que tuviese una predisposición genética a la generación de músculos.

En conclusión

Todas aquellas mujeres que nunca hayan decidido probar una rutina de entrenamiento con pesas por el típico miedo al que dirán, o por creencias de carácter machista inculcadas en la sociedad tales como "entrenar con pesas es para hombres" o "los músculos no son femeninos", ¡deberían probar cuanto antes!

Obtendrás ventajas tales como un aumento de tu fuerza y resistencia física, y por supuesto, al ser mujer no sufrirás una excesiva musculación cuando practiques deporte. ¿A qué estás esperando para perder el miedo a las pesas?