Volver a noticias

¿Qué diferencias hay entre una alergia y una intolerancia?

  • 24 julio 2018

Muchas personas sufren de alguna alergia o intolerancia, dos claras condiciones que pueden suponer una alteración total en tu calidad de vida, pero que no debes dejar pasar por alto.

 Diferencias entre alergias e intolerancias

A continuación, te contaremos acerca de sus diferencias y los principales agentes que manifiestan estas alteraciones.

¿Qué es una alergia?

De por sí, las alergias son reacciones de nuestro sistema inmunitario frente a agentes que el cuerpo considera como extraños. En estos casos, se forma igE que pretende luchar contra estos agentes que no se sintetizaría para hacer frente a una intolerancia.

La conocidísima alergia al polen suele manifestarse por rinorrea, estornudos y tos irritativa. En algunos casos graves, la alergia puede llegar a dar un shock anafiláctico con grave riesgo de fallecimiento, especialmente cuando entra por vía intravenosa. Otras alergias comunes son a los frutos secos, a la proteína del huevo o a los cacahuetes.

Intolerancia a la lactosa, gluten, fermentados y más

Las intolerancias se dan por respuesta a una mala digestión de determinados componentes dealimentos conocidos. La intolerancia a la lactosa es uno de los más conocidos, un componente de la leche que no se puede digerir por déficit de la enzima lactasa que degrada este azúcar. Las náuseas, la diarrea o los retortijones abdominales son los síntomas comunes.

También, el máximo grado al gluten es lo que se denomina como celiaquía. A las levaduras también es conocida al sentir una digestión pesada ante el consumo de alimentos fermentados. En estos casos, interesa conocer que existen muchas variedades de cereales sin gluten.

Y, la conocida a la carne, se puede atribuir a la histamina, un componente de este mismo alimento que se libera en sangre y crea los síntomas característicos al tener déficit de enzima monoaminooxidasa (MAO).

Está claro que debemos tener precaución frente a alguna alergia o intolerancia, ya que puede suponer una grave alteración de nuestra calidad de vida.