Volver a noticias

¿Qué es y cómo funciona el kinesiotaping?

  • 17 julio 2018

El kinesiotaping consiste en una técnica de rehabilitación que se basa en poner cintas o vendas de colores sobre la piel (vendaje neuromuscular). Estas cintas están diseñadas expresamente para facilitar el proceso de curación natural del cuerpo.

Pero, ¿sabes cómo funciona realmente y cuáles son sus beneficios?


¿Cómo funciona el kinesiotaping?

Uno de los beneficios que tiene es que actúa sin restringir la movilidad del cuerpo, gracias a sus características físicas. El kinesiotaping cuenta con una gran capacidad de elasticidad, puesto que al hacer presión sobre él crea un pequeño levantamiento de la piel y genera un espacio entre esta y el músculo.

Funciona actuando en las capas externas de la piel, mediante la propiocepción que genera a través del uso de las tensiones en la cinta. Cuando ponemos la cinta sobre la piel, se crea un mecanismo de retracción, es decir, gracias a su elasticidad, al colocar el vendaje sobre la piel con una tensión del, por ejemplo, 70 %, regresa a su tamaño original.

La diferencia radica en que arrastrará la piel con él creando un levantamiento de la epidermis. De esta forma, el espacio que se crea mejora la circulación de todas las toxinas y los mediadores inflamatorios que se encuentran atrapados y que han sido generados por la lesión.

El vendaje neuromuscular ayuda a aliviar el dolor, puesto que reduce la presión sobre las terminaciones nerviosas encargadas de detectar el dolor. Asimismo, ayuda a corregir los problemas articulares, puesto que normaliza el tono muscular y mejora su rango de amplitud.

Esta técnica se aplica tanto en servicios de rehabilitación de centros hospitalarios, como en consultas privadas de fisioterapia o quiropráctica. Está muy presente en el mundo del deporte, puesto que los deportistas son los más propensos a sufrir lesiones. No obstante, están destinadas a cualquier persona con una lesión neuromuscular.

En definitiva, el kinesiotaping es un gran aliado en las lesiones.