Volver a noticias

Qué son los padres helicópteros

  • 3 octubre 2018

Todos los padres se preocupan por sus hijos y es perfectamente normal interesarse por sus amigos, sus estudios o cómo pasan el tiempo. Sin embargo, algunos padres acaban por cargar ellos mismo con las responsabilidades de los niños, organizan su tiempo y se vuelven excesivamente controladores. Son los "padres helicóptero" y pueden afectar negativamente al correcto desarrollo de sus hijos.

La sobreprotección y su efecto en el correcto desarrollo

Los "padres helicóptero" en su deseo de proteger a sus hijos se vuelven tóxicos y sobrepasan los límites de lo que se considera una relación saludable. Toman ellos mismos todas las decisiones y tratan de que sus hijos sobresalgan, pero sin esfuerzo, eliminando las dificultades y obstáculos de la vida por ellos.

A la larga esta actitud se vuelve perjudicial para el correcto desarrollo de la personalidad del niño o adolescente y acaban convirtiéndose en jóvenes inseguros y dependientes, incapaces de reconocer sus puntos fuertes y sus puntos débiles.

La falta de autonomía puede mermar su capacidad resolutiva y su autoestima a medio y largo plazo. Si no aprenden a enfrentarse a los problemas del día a día por sí mismos desde la infancia se tornarán inseguros cuando traten de hacerlo en la adolescencia y la juventud. Es importante educar a nuestros hijos en la autonomía e independencia.

Por otro lado, también pueden adoptar una actitud excesivamente dominante. Cuando los padres respaldan cada uno de los caprichos del niño y son benevolentes con sus errores pueden acabar pensando que sus actos no tienen consecuencias porque sus padres estarán detrás para protegerlos y apoyarlos.

Como siempre, la virtud está en el término medio. No se trata de ocultar las dificultades o resolverlas por ellos, tampoco cabe esperar que las enfrenten completamente solos. La labor como padres consiste en enseñarles a resolver los problemas, sus errores y aunque de vez en cuando caigan, a saber sobreponerse y seguir intentándolo.