Volver a noticias

Recomendaciones para fortalecer sus defensas

  • 19 octubre 2017

En cuanto descienden las temperaturas, se abre la veda de los resfriados y las gripes en los más pequeños. El sistema inmunitario de los menores es más débil que el de un adulto, por eso el frío les afecta más que a una persona mayor. Pero, ¿es posible reforzar sus defensas para minimizar los efectos del otoño?

Los virus forman parte de nuestro entorno. En ocasiones es nuestro estado general, sobre todo nuestra alimentación y estado de ánimo, lo que consigue mantener a raya a estos microorganismos. Según datos de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica, un adulto experimenta entre dos y cuatro resfriados al año, mientras que en el caso de los más pequeños pueden sufrir hasta diez episodios anuales.

Contrariamente a lo que se cree, que un niño se ponga enfermo a menudo no favorece sus defensas. Una buena alimentación acompañada por algún suplemento como Sambu Guard para niños ayuda a fortalecer el sistema inmunitario. Una dieta rica en verduras y legumbres, cereales, pescado o carne en la que también estén presentes las frutas con un alto contenido en vitaminas A, C y E, ayuda a resistir los contagios. Por su parte, Sambu Guard jarabe es una valiosa combinación de sustancias vegetales como saúco, equinácea y acerola, además de vitamina C que ayuda al sistema inmunitario de los niños. Este preparado tiene un sabor muy agradable y puede tomarse a partir de los 3 años.

Otra de las recomendaciones con la que coinciden todos los expertos para fortalecer el sistema inmunológico es la lactancia materna. La composición de la leche materna aporta todos los elementos que el niño necesita para conseguir un crecimiento adecuado y previene enfermedades, no sólo mientras está siendo amamantado, sino muchos años después de haberse producido el destete. El mejor consejo para mejorar las defensas del lactante es amamantarlo en exclusiva durante los primeros seis meses de vida.

Ventilar la casa a menudo y acostumbrarles a lavarse las manos antes y después de comer y siempre que vayan al baño también contribuirá a mejorar sus defensas.