Volver a noticias

Propiedades del boniato

  • 26 noviembre 2019

El boniato es una raíz de aspecto y textura parecida a la patata, aunque pertenecen a distintas especies. A nivel nutricional, el boniato es más completo, ya que presenta betacarotenos, de ahí su aspecto anaranjado. Hoy descubriremos más sobre el boniato, sus propiedades nutricionales, beneficios y formas de consumo.

Propiedades del boniato

El boniato tiene una densidad nutritiva muy alta, cuyos nutrientes mayoritarios son los hidratos de carbono. Cuanto más maduro está el boniato y más tiempo se mantiene almacenado, más abundantes son dichos nutrientes.

En cuanto a su carga glucémica, pese al dulzor que le caracteriza, es de 7, esto indica que la glucosa pasa de forma lenta a la sangre y por lo tanto no provoca subidas bruscas de insulina. De hecho, el boniato se recomienda a personas con diabetes.

Como nos indica el color anaranjado de su pulpa, el boniato es rico en provitamina A, concretamente en forma de betacaroteno. Doscientos gramos de boniato cubren dos veces las necesidades diarias de esta vitamina, por lo que se hace esencial para la salud visual, la piel y el correcto desarrollo óseo.

Destacamos por otro lado su contenido en vitaminas B1, B2, B5, B6 y C, así como su aporte de minerales como el manganeso, potasio, cobre y hierro.

Beneficios del boniato

La principal propiedad del boniato para la salud es su efecto antioxidante. Por su alta presencia de betacaroteno, ayuda a prevenir las cataratas, los trastornos inmunitarios, así como al correcto desarrollo del sistema inmunitario.

También debemos destacar su contenido en manganeso, ya que una ración de 100 gramos aporta la cuarta parte de lo que se recomienda consumir al día. Este mineral contribuye a la formación de huesos y cartílagos, así como a la coagulación de la sangre.
Por otro lado, el glutatión, ayuda a eliminar el cadmio gracias a sus altas propiedades desintoxicantes.

Por último, este vegetal proporciona unas cantidades de ácido fólico y potasio que no se encuentran ni en el arroz ni en las patatas. Dicho ácido fólico cumple la función de limpiar la sangre de tóxicos como la homocisteína, lo que reduce el riesgo de padecer accidentes cardiovasculares.

Recetas con boniato

- Tortilla de boniato: si te gusta la tortilla de patata, prueba a hacerla versión boniato. El procedimiento es el mismo que en la receta tradicional, pero debemos tener en cuenta que el boniato es mucho más denso que la patata, por lo que recomendamos cortarlo en trozos más pequeños y asegurarnos de que quede bien mezclado, de esta forma nos aseguramos que nos quede una tortilla lo más jugosa posible.
- Chips de boniato: son perfectas como acompañamiento o snack, ya que resulta mucho más saludable que otros ultra procesados. Para prepararlo tan solo necesitas cortar el boniato muy fino, freírlo y aderezarlo con las especias que más te gusten. Si quieres una versión aún más saludable, puedes hornearlas chips en vez de freírlas.
- Puré de boniato: como ingredientes principales solo necesitas boniato, caldo de ave para conseguir la textura del puré, un chorrito de aceite de oliva virgen extra y una pizca de sal. Además, puedes añadirle sabor utilizando cebolla, ajo, pimentón…

Ya sabes, disfruta de la temporada de boniato y sácale todo el partido a este tubérculo que tantos beneficios para nuestro organismo nos ofrece y tan rico está.