Salus

Alimentos que ayudan a prevenir lesiones

06 febrero 2017

Ninguna persona que practique deporte con regularidad está a salvo de ellas. Las lesiones acechan al deportista durante toda su vida. Sin embargo, existen ciertas rutinas para tratar de prevenirlas.

Lo más importante es saber interpretar nuestro cuerpo en cada momento para evitar dañarlo y seguir unas pautas antes y después del entrenamiento. Los calentamientos previos y los estiramientos finales ayudan a poner a punto músculos y articulaciones. Pero hay otra cosa que podemos hacer sin apenas esfuerzo.

Llevar una buena alimentación además de hidratarse convenientemente, es una manera de prevenir lesiones. Hipócrates ya lo advirtió hace unos cuantos siglos, “que tu alimento sea tu medicina”. Pero, ¿qué alimentos son los más indicados para evitar hacerse daño durante el ejercicio?

Ajos, cebollas y puerros. La alicina que contienen favorece la formación de colágeno, responsable de fortalecer los tendones y el cartílago presente en las articulaciones. Hay que comerlos crudos para aprovechar todas su propiedades. Los ácidos grasos omega-3 y omega-6 presentes sobre todo en el pescado azul ayudan a prevenir lesiones, e incluso algunos estudios han demostrado que reducen el tiempo de curación de las mismas. Sardinas, caballa, arenques, anchoas, salmón…

 

Todos ellos, además de prevenir enfermedades cardíacas, son buenos aliados a la hora de proteger las articulaciones y activar la producción de colágeno. A esto hay que sumar el aporte de vitamina D del pescado que ayuda a tener huesos más fuertes. La gelatina es también un alimento perfecto para olvidarse de esguinces, desgarros o tendinitis ya que contiene una gran cantidad de aminoácidos encargados de producir colágeno.La gelatina tiene además pocas calorías, es fácil de preparar y puede mezclarse con frutas si no se quiere añadir azúcar.

La piña y la papaya son también alimentos recomendados en la dieta de un deportista. Muy ricas en vitamina C, son un potente antioxidante imprescindible para la producción y mantenimiento del colágeno. Estas frutas tropicales contienen unas enzimas llamadas proteolíticas que ayudan a disminuir la inflamación muscular al digerir las proteínas de los tejidos dañados. Además, estimulan la reparación de nuevo tejido muscular. Kiwis, frambuesas y verduras como los pimientos, la col o el brécol tienen un efecto parecido.

En Salus tenemos también un preparado llamado Arti-Aktiv cápsulas elaborado a base de aceite de pescado con un contenido alto de EPA y DHA rico en Omega 3. Además contiene vitamina C que contribuye a la formación de colágeno para el normal funcionamiento de cartílagos y huesos. También contiene selenio y vitamina E que ayudan a la protección de las células frente al daño oxidativo. Y por ende contiene polvo de mejillón labiado verde (Perna canaliculus) que es rico en glucosamina.

El jengibre y la cúrcuma son otros potentes antinflamatorios que reducen el daño muscular después de entrenar. Además de estos alimentos, es muy importante beber agua. Los deportistas que se hidratan correctamente antes, durante y después del ejercicio son propensos a sufrir menos lesiones. El agua es indispensable para las células musculares y para mantener la estructura del colágeno en las articulaciones.

Compartir este contenido