Salus

Deportes recomendados durante el embarazo

18 abril 2017

Estar embarazada no significa que haya que renunciar a hacer deporte. Se recomienda practicar ejercicio durante todo el embarazo. Sin embargo, hay algunos deportes más aconsejables que otros para afrontar los siguientes nueve meses.

Hacer ejercicio moderado durante el embarazo es bueno, tanto para la madre como para el bebé. Si el médico no dice lo contrario, podemos continuar con nuestra rutina, de esta forma mantendremos a raya el peso y conseguiremos aliviar o prevenir el malestar durante el embarazo. Lo importante es que el esfuerzo no sea muy intenso y que no nos excedamos en lo que respecta a la frecuencia.

¿Cuáles son los ejercicios más adecuadas durante esta etapa? Si no estamos acostumbradas a hacer deporte pero queremos aprovechar el embarazo para empezar a movernos, lo más apropiado es caminar. Andar 30 minutos al día no requiere estar en forma y tiene muchos beneficios. Muchas veces los propios médicos recomiendan a la futura madre que ande para favorecer la llegada del bebé. Además, es una actividad que se puede practicar hasta el último día del parto. Previene los problemas circulatorios y reduce la hinchazón de pies y piernas.

La natación también es otro gran aliado para las embarazadas.  El hecho de estar en el agua, hace que se reduzca significativamente el peso, por lo que, sobre todo en los últimos meses, hacer ejercicio dentro del agua hará que la mujer se sienta mucho más ligera. Hay muy pocos riesgos de lesión dentro del agua, tonifica los músculos sin forzarlos y ayuda a disminuir el dolor de espalda tan característico del embarazo.

A través del yoga, las gestantes no solo mejorarán su flexibilidad y su equilibrio sino que también conseguirán relajar el cuerpo y la mente y prepararse para el esfuerzo del parto mientras practican las respiraciones.  También ayuda a prevenir los dolores de espaldas y otros trastornos relacionados con el embarazo.  Practicar Pilates es muy similar a hacer yoga, pero hay que evitar los ejercicios que presionen el vientre y los que puedan hacernos perder el equilibrio.

Por el contrario, durante este tiempo no se recomienda practicar deportes de riesgo o en los que exista la posibilidad de caernos como el esquí, la equitación, el karate, el boxeo, el patinaje, el squash o el buceo.

Compartir esta noticia