Salus

La artrosis prematura en deportistas

27 abril 2017

La artrosis es un desgaste que se produce en el cartílago, que es el tejido encargado de proteger los extremos de los huesos amortiguándolos y favoreciendo las articulaciones. Es una enfermedad degenerativa que siempre se había relacionado con edades avanzadas, pero hoy sabemos que puede afectar a atletas y deportistas y aparecer en torno a los 40 años. La prevención es la forma más eficiente de luchar contra ella.

Aunque practicar deporte moderado es recomendable, un mal uso del ejercicio puede desembocar en una artrosis prematura. Las malas posturas, la sobrecarga a la que se someten las articulaciones o las prácticas incorrectas pueden generar artrosis. Una deficiente alimentación también influye negativamente.

La artrosis se traduce en dolor, rigidez, hinchazón, dificultades para moverse y un deterioro progresivo que puede ser grave para quien la padece. Las zonas del cuerpo más afectadas por la artrosis son las rodillas y la cadera, siendo éstas las que soportan mayor peso durante la realización de los entrenamientos. Al ser una patología crónica, existen pocas opciones de tratamiento y la mayoría son paliativos, por lo que lo ideal es prevenir la artrosis desde el principio.

Para ello, siempre hay que realizar la actividad física de manera gradual, respetando el descanso del cuerpo y variando los ejercicios para no sobrecargar las mismas zonas. Una técnica adecuada a la hora de ejecutar los movimientos es vital para no castigar ciertas articulaciones. También es importante entrenar con un calzado adecuado a la superficie, realizar calentamientos previos y terminar con estiramientos.

Podemos también ayudar a una buena salud de nuestras articulaciones desde dentro. Arti-Aktiv cápsulas, de Salus, es un suplemento a base de polvo de mejillón labiado verde, aceite de pescado rico en EPA, vitaminas C y E más selenio que protege el funcionamiento de cartílagos y huesos. El cartílago es un tejido de apoyo y se forma a partir del colágeno. De cartílago están compuestos los discos intervertebrales, las conexiones de las costillas al esternón o los discos del menisco en las articulaciones. La vitamina C que contiene el preparado contribuye a la formación de colágeno para el normal funcionamiento de cartílagos y huesos y el selenio y la vitamina E a la protección de las células frente al daño oxidativo. Además la fórmula se completa con ácidos grasos EPA y DHA que contribuyen al funcionamiento normal del corazón así como polvo de mejillón labiado verde neozelandés.

Compartir esta noticia