Volver a noticias

Asegúrate un invierno sin resfriados con la equinácea

  • 21 noviembre 2018

Nuestras defensas trabajan cada día para protegernos de las enfermedades, pero, a veces, necesitan ayuda. El estrés, el consumo de tabaco, una dieta pobre o una cantidad insuficiente de horas de sueño pueden debilitarlas. No obstante, podemos ayudar a nuestro sistema inmunitario mejorando nuestro estilo de vida y con ayudas naturales como la equinácea.

Cómo subir las defensas de forma natural

Cuando se acercan el invierno y las fiestas navideñas nos preocupamos más de nuestra salud. Seguro que también te sucede que piensas en la Navidad y deseas no encontrarte enfermo y que tus hijos pequeños tampoco lo estén.

Pues bien, es posible reforzar las defensas con una pequeña ayuda extra que pueden proporcionarte aliados naturales como el propóleo, el reishi o la equinácea.

¿Qué es realmente la equinácea?

Es una planta muy utilizada tanto por su belleza ornamental como por sus propiedades. Posee unas flores púrpuras cuyo botón forma un cono. Es muy resistente a la sequía y de hoja perenne.

¿Para qué sirve la equinácea?

Es utilizada para aumentar y reforzar las defensas. El extracto de equinácea estimula la producción de ciertas células inmunitarias.

Uno de los usos que encontrarás más interesante está relacionado con los resfriados y la gripe. Y es que su consumo reduce las posibilidades de contraer alguna de estas enfermedades. Además, tomarla una vez que ya se ha contraído una gripe o un resfriado ayuda a reducir significativamente los síntomas.

Como ves, apoyarte en la equinácea puede evitar que pases las fiestas agarrado al pañuelo, permitiéndote disfrutarlas al máximo. Si ya te ha pillado un resfriado o una gripe, recuerda beber mucha agua, guardar el máximo reposo posible y tomar igualmente el jugo de planta de equinácea diluido en agua, alguna infusión o zumo de fruta.