Salus

Ayuda a tus hijos a afrontar los exámenes con tranquilidad

30 mayo 2017

Estamos en la recta final del curso escolar. Los más mayores ya han terminado las clases y en unas semanas se enfrentarán a la prueba que da acceso a la Universidad. Los pequeños continúan en las aulas, pero el cansancio de todo el año empieza a pasar factura. ¿Cómo podemos ayudar a nuestros hijos a afrontar este último tramo del curso?

El cansancio que arrastran después de todo el año, los nervios y el estrés ante los exámenes que se avecinan son la tónica general de estas últimas semanas. Los niños y los adolescentes sienten la presión de este último sprint final, lo que se traduce en irascibilidad, desmotivación o falta de concentración. Los padres juegan un papel fundamental en esta etapa, pero no siempre es fácil controlarles y apoyarles para que terminen con éxito el curso académico.

Lo más importante en estas semanas es mantener la calma y aportar tranquilidad a los pequeños. Si los niños perciben que tienen en sus padres un pilar de apoyo y seguridad, afrontarán esta etapa con más serenidad. Debemos respetar su espacio de trabajo y animarles de vez en cuando a que desconecten. Es recomendable que salgan de casa. El deporte es siempre un aliado en estos casos. Hay que controlar que el niño estudie, pero debemos evitar presionarle o agobiarle porque puede ser contraproducente. Si le ves desmotivado, propón ayudarle con alguna de las materias o sentarte con él para planificar el estudio. Mostrar interés, preguntarle y ofrecer ayuda es algo muy básico que a veces los padres olvidan.

Aunque hay que prestar atención a la alimentación de los niños y adolescentes durante todo el año, en el periodo de exámenes es esencial que los menores se alimenten bien. Además de aportarles la energía necesaria para sobrellevar las cargas extras, los momentos del desayuno, comida y cena pueden servirles para descansar y desconectar. Para los mayores de 12 años, también podemos redoblar ese aporte de nutrientes con algún suplemento como Neurodyn cápsulas de Salus, un extracto especial de avena verde salvaje y fosfatidilserina. La fórmula incluye ácido pantoténico que contribuye al normal rendimiento intelectual así como a la normal síntesis y metabolismo de algunos neurotransmisores. Las vitaminas B12, C y B1 contribuyen al normal funcionamiento del sistema nervioso y ayudan al mantenimiento de una función psicológica normal. Por otra, tanto el ácido pantoténico como la vitamina B12 ayudan a disminuir el cansancio y la fatiga.

El sueño es también esencial en esta etapa. Dormir las horas necesarias les ayudará a tener la mente más despejada para enfrentarse a los temidos exámenes. Aunque se acuesten más tarde de lo habitual estudiando, tenemos que hacerles entender que quedarse toda la noche en blanco repasando puede ser perjudicial de cara a las pruebas finales.

Compartir esta noticia