Salus

Cómo ayudar a nuestros hijos a adaptarse a un nuevo colegio

07 agosto 2018

A veces, generalmente por motivos laborales, nos vemos obligados a desplazarnos y formar un hogar en un lugar distinto. Para nuestros hijos cambiar de colegio puede suponer un motivo de estrés y ansiedad, especialmente al dejar atrás a todos sus amigos. Te contamos cómo hacer más llevadero este cambio a los niños.

Adaptarse a un entorno nuevo

En ocasiones, ni siquiera implica salir de la ciudad y aun así cambiar de colegio tiene un impacto significativo en el niño. El cambio, no obstante, le ayuda a madurar, a esforzarse en crear nuevos lazos y a desarrollar sus habilidades sociales.

Dependiendo de su personalidad, afrontar este reto le será más o menos difícil. En buena parte de los casos suele comportar una bajada en el rendimiento académico, ya sea por el cambio de metodología o por la propia actitud.

Así mismo, puede costarle hacer nuevos amigos en función de su sociabilidad y de la edad. Cuanto más pequeño más fácil le resultará.

Como padres, debemos conocer a fondo a nuestros hijos para detectar qué aspectos les resultan más estresantes y ayudarles a combatirlos. Muestra interés por sus sentimientos y permítele expresar su frustración o sus miedos con total libertad. Refuerza los aspectos positivos de la situación.

Hazle saber que no perderá a sus viejos amigos, sino que conocerá a otros nuevos. Ayúdale a crear nuevas amistades. Consulta con los profesores e invita a casa a aquellos compañeros con los que tenga mayor afinidad. Asiste a los cumpleaños a los que le inviten siempre que al niño le apetezca.

Por último, échale una mano con los deberes durante los primeros días, felicita o premia cada nuevo avance o actitud positiva y muéstrale seguridad y tranquilidad. Aunque el traslado a un nuevo colegio pueda resultarle muy estresante no debes perder nunca de vista la paciencia. Con algo de tiempo conseguirá adaptarse a su nuevo entorno.

Compartir esta noticia