Salus

Cómo tener tiempo libre siendo mamá (y no morir en el intento)

16 enero 2018

Ser madre es una experiencia maravillosa e incomparable con cualquier otra, algo que sin duda hace tanto a madres como a padres muy felices. Pero no hay que olvidarse del sacrificio que supone. Normalmente tienes que ocuparte en cuerpo y alma al recién nacido, por lo que apenas dispondrás de tiempo libre para ti misma.

Es por ello que a través de este blog queremos demostrarte que, al organizar planificar tu día a día, podrás obtener pequeños momentos de dedicación para ti misma.

Planificar los horarios

Tener un hijo es una nueva responsabilidad y, aunque no sea comparable al resto de tareas que tenías anteriormente, debes de organizarte de igual manera.

Haz un horario. Hora de levantarse, de preparar la comida, de acudir a esa reunión de padres y… de tiempo libre para ti. Debes priorizar ese hueco, porque quizá cuando se intenta abarcar demasiado es cuando se comienza a fallar.

Resérvate un tiempo asegurado cada día. Por ejemplo, media hora para hacer lo que de verdad te apetece. Sal a pasear, a respirar, toma algo con una amiga o simplemente disfruta de una infusión o un buen café. Haz lo que sea que te haga feliz para así poder hacer feliz a los que te rodean.

Busca ayuda externa

Aunque a veces nos cueste, es muy importante saber delegar. Confía en tus padres o en tu pareja para el cuidado del pequeño.

En caso de que no tengas ningún familiar cercano que pueda hacerse cargo del pequeño durante cortos periodos de tiempo, siempre puedes recurrir a contratar a una persona que se encargue durante el tiempo que necesites del cuidado del menor.

La importancia de priorizar tiempo para ti misma

Ten en cuenta que este tiempo libre te sentará bien y hará que estés más focalizada en el resto de actividades del día. No lo infravalores.

Compartir esta noticia