Salus

Consejos para viajar con niños

18 abril 2017

Viajar con niños es todo un desafío, sobre todo sin son pequeños. Compartir con ellos la experiencia de conocer sitios nuevos es maravilloso, pero si no se planifica con cuidado también puede convertirse en una pesadilla. Para que todo salga sobre ruedas, hay que dedicar tiempo a preparar todos los detalles.

No importa si el destino se encuentra a 100 kilómetros o a 5.000, viajar con los pequeños de la casa es siempre un reto que puede hacer que en algún momento los nervios nos puedan. Por eso, antes incluso de empezar a organizar el viaje, hay que tener en cuenta una serie de factores que serán determinantes para que toda la familia pueda disfrutar de las vacaciones. Lo más importante es perder el miedo. Eso unido a un poco de paciencia es el primer paso para que todo salga bien.

Tanto si os desplazáis en coche o en avión, sobre todo si es un trayecto largo, es recomendable viajar mientras los niños duermen. Aprovechar las horas de sueño para moveros hará que el viaje se les haga más corto. Si son pocos kilómetros, se puede hacer a la hora de la siesta. Recuerda que para subir al avión es necesario que todos los niños lleven DNI o pasaporte, incluso los bebés. El libro de familia no es suficiente.  Si el menor tiene que viajar con algún familiar que no sean los padres, necesitará, además del carnet de identidad o pasaporte, un documento de autorización del padre, madre o tutor legal efectuada en una comisaría de Policía, puesto de la Guardia Civil, juzgado, notaría o ayuntamiento.

No cargar demasiado equipaje es otro buen consejo cuando se viaja con niños. En muchos casos no es necesario llevarse pañales, potitos o leche. En la mayoría de sitios donde vayamos podemos comprarlos. Lo que sí deberíamos incluir es un botiquín al menos con las cosas básicas que podemos necesitar según el destino al que vayamos.  A la hora de decidir entre hotel o apartamento, hay que plantearse las comodidades de cada uno. Si se tienen niños pequeños, puede ser útil alojarse en un apartamento equipado con cocina, comedor y menaje  para poder desayunar y cenar allí e incluso preparar algo de comida para llevarse cada día.

Identifica a tu hijo de alguna forma por si se pierde. Puedes colgarle del cuello una tarjeta con tus datos, escribirle tu nombre y tu teléfono en el brazo e incluso ponerle un dispositivo de localización GPS. Viajar en compañía de los niños requiere bajar el ritmo al que estás acostumbrado cuando viajas sin ellos y dedicar más tiempo del previsto a cada una de las actividades que vais a realizar. Otro consejo importante es hacerles partícipes de lo que van a vivir. Explícales en qué va a consistir el viaje antes de salir, podéis ver en casa alguna película donde aparezca el lugar que vais a visitar o leer un cuento sobre el sitio, para así despertar su curiosidad y las ganas de conocer el punto de llegada.

Compartir esta noticia