Salus

El permiso de paternidad se amplía de dos semanas a un mes

25 enero 2017

Quienes sean padres lo saben de primera mano. El tiempo de permiso laboral que establece la ley para el cuidado de un bebé recién nacido es siempre insuficiente. Las madres pueden disfrutar de 16 semanas mientras que los padres, hasta ahora, solo tenían quince días.  Pero el 2017 llega con una buena noticia para las familias con hijos.

Desde el pasado 1 de enero, el permiso de paternidad se amplía hasta las cuatro semanas por nacimiento, adopción o acogimiento familiar. Una medida que se ha ido aplazando en los últimos años a causa de la crisis, pero que por fin se ha materializado. De esta forma, la conciliación familiar y laboral de la que tanto se habla en la actualidad, da un pequeño paso hacia adelante.

La ampliación de la baja de paternidad afecta a todos los padres con niños nacidos a partir del 1 de enero de 2017. La ley contempla que esas cuatro semanas deberán ser “ininterrumpidas”, por tanto deberán cogerse seguidas. El permiso puede disfrutarse justo después del parto, adopción o acogimiento;  durante el periodo de la baja maternal (es decir, en las 16 semanas siguientes) o inmediatamente después de que esta finalice para así poder alargar el cuidado del hijo por ambos progenitores.

Para disfrutar de este derecho, se deberán cumplir los mismos requisitos que con la baja anterior, es decir, estar afiliado y en alta en la Seguridad Social y tener cubierto un período de cotización de 180 días dentro de los 7 años inmediatamente anteriores al nacimiento del niño. O, alternativamente, 360 días cotizados a lo largo de la vida laboral. Para pedir la baja, el padre debe acudir como hasta ahora a la dirección provincial del Instituto de Seguridad Social que le corresponda. Durante la baja de paternidad, el padre percibe el 100% de la base reguladora que establezca su nómina.

España continúa a la cola de Europa en los que a permisos de maternidad y paternidad se refiere.  Nuestro país ocupa el octavo puesto en la lista. Los países nórdicos son los más avanzados en este sentido. En Noruega, el permiso de los padres tiene una duración de 112 días, mientras que en Islandia es de 90 y en Suecia 70 días obligatorios además de poder compartir parte de la baja con la madre. Aun así, España no es de los países con peor situación en este sentido. El Gobierno ha anunciado su intención durante esta legislatura de seguir ampliando este permiso hasta equipararlo con el de la madre.

Compartir esta noticia