Salus

¿Qué flotador elegir para un niño?

28 septiembre 2018

Con la llegada del verano y del calor surge la necesidad de refrescarnos y la mejor opción es pasar un día en familia en la playa o la piscina. Sin embargo, no debemos descuidar a los más pequeños y, para ello y por su seguridad, elegir un flotador adecuado es indispensable.

 Un tipo de flotador para cada edad

Existe una amplia variedad de productos, pero no todos ofrecen la misma seguridad y dependerá de la edad del niño que elijamos uno u otro. Los más conocidos son:

– Flotador tradicional. Tiene forma de rosco y se coloca alrededor del cuerpo. Son los que más riesgos conllevan puesto que el niño puede levantar los brazos y hundirse o darse la vuelta completamente y quedar atrapado cabeza abajo. Se recomienda por tanto para niños mayores de 6 años.

No obstante, existe una versión de este flotador con braguitas que están especialmente indicados para bebés de al menos 8 meses de edad. Esta variedad, debido a la limitación de movimientos del pequeño y los mecanismos de sujeción lo convierten en una opción muy segura.

– Manguitos. Estos brazaletes hinchables van colocados lo más pegados posible al hombro para evitar que se salgan. Son más seguros y por ello están indicados para niños de hasta 3 años.

– Cinturones de corcho y flotadores de espuma. Los cinturones cuentan con piezas de corcho que permiten adaptar la flotación y ofrecen bastante libertad de movimiento. Por otro lado, los flotadores de espuma conocidos como churros no van sujetos, sino que será el niño quien se agarre a ellos. Ambos están destinados a aprender a nadar o para aquellos que ya saben hacerlo.

Por último, aunque un buen flotador es un sistema que puede ser seguro debemos tener claro que la supervisión de un adulto debe ser constante. Sin duda, la vigilancia es la única garantía de seguridad para los más pequeños.

Compartir esta noticia