Salus

Razones para que una madre cocine con sus hijos

31 enero 2018

Como padre o madre, sabes que te esfuerzas día a día para alimentar a tus hijos. No obstante, ¿sabías que cocinar con ellos también es fundamental? De hecho, la cocina puede ayudarles a adquirir habilidades y a desarrollarse. Hay muchos beneficios al compartir con ellos la elaboración de alguna sabrosa receta.

Razones para que los hijos se unan a cocinar

Si tus hijos tienen unos pocos años o si son adolescentes, nunca es tarde para que podáis reuniros en torno a los fogones, en una tarea común que finalizará con la degustación de un delicioso plato.

Uniendo a la familia

Podrás conocer a tus hijos aún mejor cuando cocines con ellos. Les transmitirás el gusto por la cultura gastronómica, recetas de alimentación saludable y hasta anécdotas familiares.

Desarrollando vuestras habilidades

Al enseñar a los niños a cocinar fomentas su autonomía, creatividad y habilidades. Hacerles participar desde una temprana edad tiene numerosos beneficios para su salud. Así, ellos mismos podrán aprender a realizar sus propias comidas saludables cuando se encuentren solos, en vez de elegir alimentos precocinados o excesivamente industrializados de la despensa. Además, aumenta su capacidad de organización y previsión para poder escoger los alimentos más adecuados, elegir según sus gustos y planificar. También les ayudarás a interiorizar la importancia del orden y la limpieza para conseguir buenos resultados, una lección que podrán extrapolar a otros ámbitos. De la misma forma que incorporarán los anteriores hábitos higiénicos, también es fundamental mantener la paciencia con ellos. De hecho, al hacerles participar y darles la oportunidad de equivocarse, también desarrollarás esta habilidad en su carácter. Cocinar es una forma de que tus hijos valoren el trabajo en casa, sean más independientes y aumenten su autoestima, al ver los resultados del trabajo en equipo y de una actitud activa y participativa. Como madre o padre, debes considerar esta actividad con tus hijos y dedicarle un tiempo suficiente.

Compartir esta noticia